LECCIÒN 09 (b)

 

 

CONCEPTOS GENERALES

 

 

0Marco Vitruvio Pollón, en el Libro Noveno-Capitulo 7 de su vasta obra y en ocasión de hacer una  Descripción de los analemas, deja un valioso testimonio gnomónico  de lo que es una sombra específica, realizado en los equinoccios de primavera y de otoño.

El Sol, situándose en Aries y en Libra, proyecta sobre Alejandria, una sombra de tres partes de las cinco (3/5) en que fuera subdividido el gnomón, sobre Rodas en cambio, la sombra es de cinco de las siete partes (5/7) en que se dividió al gnomon. Luego en Atenas y por la misma razón (3/4), Tarento, nueve de las once partes (9/11) y finalmente en Roma la sombra equivale a ocho de las nueve partes del gnomon (8/9), mientras que en otros lugares distintos, encontramos que las sombras equinocciales (Así llama Vitruvio a la sombra del mediodía en el día de equinoccio) son siempre diferentes, de acuerdo a la ubicación natural del sitio.

Lo que Vitruvio hizo fue tomar un gnomon y lo subdividió en 5 partes para Alejandría, en 7 para Rodas, en 4 partes para Atenas, 11 para Tarento y en 9 partes para Roma y de esa manera, para cada caso y lugar tomó partes congruentes en relación a la medida total de la altura.

En pocas palabras, cada sitio tiene su propia sombra equinoccial expresada en valores enteros y a cada valor de sombra equinoccial, le corresponde, sino un sitio determinado, por lo menos una latitud o eje paralelo diferente, con lo cual nos permitimos orientarnos y localizar lugares en el globo terráqueo.

Si ahora en cambio, las mediciones específicas de Vitruvio, en lugar de expresarlas en el número de partes de cada gnomón, las expresamos en relación a uno y solo un tipo de gnomón de siete partes equivalentes a la altura humana (rewe mapuche), cada sitio mide universalmente, un número de piés gnomónicos o partes de rewe determinado y si a estos los expresamos en números romanos, su valor, aunque no sea exacto, es de práctico uso.

Como ejemplo, digamos que si en Rodas la sombra equinoccial es de 5 piés gnomónicos, lo que estamos afirmando es que la sombra del mediodía de un día de equinoccio, para cualquier persona que en ese sitio y tiempo se encuentre, es de 5 de sus piés propios.o por el solo hecho de medir sombra, son 5 piés gnomónicos.

 

vitruvio

La sombra que se mide es específica porque se la expresa en los términos relativos a la altura gnomónica unitaria, de manera que todas las sombras resultantes son específicas y su valor, como en la circunferencia trigonométrica, será el propio que tome la función trigonométrica que lo origina.

Recordemos que la sombra equinoccial, es la del mediodía del día en que se produce alguno de los equinoccios y su proyección se orienta en la dirección del meridiano del lugar en el momento exacto en que el Sol intercepta su eje.

La longitud de la sombra proyectada es una función tangente del ángulo de incidencia solar que, a los efectos prácticos y sin considerar cuestiones de geodesia, la umbra o sombra específica equinoccial es prácticamente igual al de la Latitud geográfica.

Esto significa que para averiguar la Latitud de un lugar, basta con medir la sombra específica equinoccial con un gnomón en el sitio deseado.

Anaximandro, continuador y discípulo de Tales de Mileto, entre otras cosas supo construir un reloj de Sol del tipo horizontal, con gnomon perpendicular al plano, aunque se sabe, no obstante, que la invención del reloj solar es muy anterior y mucho más antigua que el propio Anaximandro y en tal sentido hay evidencias de los caldeos, sumerios, babilonios, hititas como así también entre los egipcios.

Las primeras civilizaciones supieron reflejarse para sí, una totalidad del cosmos, basándose fundamentalmente en la práctica gnomónica, y en conceptos surgidos empíricamente por inferencias analógicas,

Cualquier  poste, vara, menhir o estela es potencialmente un gnomón como así también todo orificio pequeño por dentro del cual filtra la luz solar y se proyecta en el suelo y/o pantalla alguna imagen fotocircular variable y desplazable a lo largo de la línea meridional y o cuadrante diario.

La cámara oscura estenopeica en sus diversas formas, es una de las múltiples manifestaciones de lo que podemos llamar cuerpo gnomónico o simplemente gnomón que esencialmente representa, refleja, reemplaza o sustituyen al  cuerpo humano  puesto en funciones gnomónicas de sombras y o de luces. En el caso estenopeico, el cuerpo gnomónico es complementario al de la sombra pues se basa en la luz filtrada.

No sabemos con exactitud acerca de cómo se comenzó a medir el tiempo mediante las sombras, ni de qué manera un poste o vara se convirtió en gnomón. Tampoco sabemos de qué forma la luz, accidentalmente atravesando un pequeño orificio hacia el interior oscuro de una cueva y formando imágenes fotohengiformes en el piso o pared, pudo dar lugar a la invención del estenope o pinhole como gnomón complementario. Nada de esto sabemos con certeza, pero si podemos suponer que  previo a la invención de un instrumento cualquiera, tuvo que haber indeterminadas  y muchas veces inadvertidas experimentaciones corporales sobre las cuales, este instrumento se funda, complementa y o reemplaza al cuerpo o alguno de sus miembros y además, toda cultura pudo tener su propio Tales de Mileto inventor y su Anaximandro discípulo que haya sabido experimentar con las sombras y a través de ellas entender los cielos, seguir el movimiento de los astros y de esa manera traer el cielo a los piés como vivoreantes serpientes de sombras arrastrándose.

En el caso concreto de la vara gnomónica y del pinhole, suponemos, que ambos recursos técnicos, se inventaron para reemplazar al cuerpo humano de pié en sus funciones gnomónicas y a posteriori de experimentar corporalmente la incidencia solar, en un caso con la sombra y en el otro con la luz entrante, posiblemente a la altura de los ojos.

En el caso de la vara gnomónica, como instrumento exterior al cuerpo, porque luego de experimentar reiteradamente, la proyección, corrimiento y variaciones de las sombras sobre el piso con el propio cuerpo, resultó más práctico verlas fuera y sin ser parte componente de la experiencia como instrumento ; es decir objetivándola. .

En el caso del pinhole, las imágenes fotohengiformes (imágenes circulares de luz) formadas por los accidentales ingresos de luz solar filtrada, pudieron despertar la curiosidad y llevar a la acción de provocar un orificio a la altura de la vista para mirar hacia el exterior  y de ese modo espiar y seguir a quien pudieron suponer que les enviaba esas imágenes al interior de la cuevas y o refugios  primitivos.

De esta manera, la cueva y su ojo, sin proponérselo, pasaron a reemplazar al cuerpo humano a  modo de gnomón  complementario que en lugar de producir sombras, produce imágenes de luz filtrada.

 

 

Pié gnomónico

 

Definimos como pié gnomónico, a la relación concreta que el pié como parte anatómica,  proporcionalmente guarda con la altura del cuerpo humano al cual pertenece, en el momento y lugar en que este cuerpo cumple  con funciones gnomónicas de medición del tiempo.

Entonces el pié gnomónico, es un pié propio o natural, destinado a la medición de sombras y entendido como proporción concreta de 1/7 ava-parte del cuerpo humano al cual pertenece, relación establecida por Leonardo da Vinci, que sirve de unidad relativa y universalmente válida para todos los individuos humanos y/o sus figuraciones antropométricas que basándose en su propia sombra, se dispongan a medir el tiempo diario y o anual.

Finalmente, podemos decir que el pié gnomónico es una de las unidades de medida específica de sombras y en cuanto al uso, hay antecedentes históricos entre los griegos, en la obra de Aristófanes, llamada LA ASAMBLEA DE LAS MUJERES, cuando Proxágaora dice: .-Los esclavos-.

“Tú no tendrás otro quehacer que acudir limpio y perfumado al banquete cuando sea de diez pies la sombra del cuadrante solar.”

Y entre los romanos, que heredaron estos conocimientos, hay tablas, llamadas HOROLOGIOS, que se encuentran descritas en la obra AGRICULTURA  de Paladio. También debemos decir que Marco Polo  en el Capítulo trigésimo de su libro, se refiere al reino de Lach,  diciendo que:

“Cuando quieren comprar algo, miden primero su propia sombra al sol y según las reglas de su superstición así proceden en el trato”.

En cuanto al origen de esta manera tan elemental como reveladora del carácter antropométrico del método de medir el tiempo valiéndose del cuerpo humano como gnomón y los piés como unidad, no lo conocemos a ciencia cierta, como tampoco la manera en que los griegos supieron desarrollarlo, aunque se puede sospechar que como práctica popular, la pudieron heredar de oriente y que desde esos remotos orígenes se trasladó a Sudamérica, donde al parecer, en La Patagonia, el modo de practicarlo habría sido mediante el salto en un solo pié conforme algunas posibles evidencias relatadas por el expedicionario Guillermo Cox.

Rubén CALVINO

 

Anuncios

2 comentarios en “LECCIÒN 09 (b)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s