EL PRECÚNEO, ÁREA CEREBRAL 7, LA EVOLUCIÓN HUMANA Y LA ENFERMEDAD DE ALZHEIMER FRENTE A LA MIRADA GNOMÓNICA

Conforme surge de recientes estudios, el precúneo, área 7 localizado en el lóbulo parietal superior del cerebro humano, resultaría ser clave y excluyente en la evolución cerebral de nuestra especie.
El investigador del Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana, Emiliano Bruner, en un trabajo muy reciente publicado en la revista Journal of Anatomy, refiere a la importancia del precúneo o precuña, en la organización del órgano cerebral en humanos.

Esta particularísima área 7 del cerebro, comunmente llamada precúneo, es exclusiva de nuestro linaje, y en ella también se localizan los primeros síntomas de la enfermedad de Alzheimer, con lo cual nos hace sospechar que si como parece, no habría reportes de que otras especies la padezcan, la enfermedad de Alzheimer, dicha afectación del precúneo como éste,  podría ser considerada una enfermedad excluyentemente humana.

En la revista Journal of Anatomy se acaba de publicar un estudio del investigador Emiliano Bruner, responsable del Grupo de Paleoneurología del Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana (CENIEH), sobre la geometría de las áreas parietales profundas del cerebro humano, y en concreto de la parte central, el precúneo, clave en la evolución cerebral de Homo sapiens.

Considerada uno de los principales centros de integración de nuestras redes neurales, e involucrada en procesos asociados a memoria e integración visuo-espacial, este área 7 o precúneo, resultó ser la principal fuente de variación anatómica en la organización espacial del cerebro, influyendo sensiblemente con su forma y proporciones en la organización espacial de los hemisferios cerebrales, con lo cual, no habría que descartar que también lo haya hecho en forma correlacionada con la posición eréctil y gracilidad experimental del cuerpo humano todo, pués como lo explica el propioEmiliano Bruner, este mismo patrón de ampliación parietal ha caracterizado la evolución del cerebro en nuestra especie, y es muy interesante saber que sigue siendo un componente importante de la variabilidad moderna.

Según el estudio, las funciones cognitivas asociadas al precúneo contribuyen a integrar las informaciones cerebrales (internas) con las informaciones ambientales (externas), y representa por tanto un nudo importante para los procesos que generan autoconciencia y mente. Es decir que, las funciones cognitivas asociadas al precúneo, vinculan la experimentación exterior con las vivencias interiores y en este sentido, nuestros ancestros pudieron haber conjugado la experimentación exterior llevada a cabo con el propio cuerpo como instrumento productor de sombras, con la representación interior de dichas experimentaciones en forma de conocimiento, aspecto este último, que hacen del antropo gnomón unsapiens gnomónico, característica excluyentemente tan humana, como tan humano y de nuestro linaje sería el precúneo, el cual, por otro lado, conforme lo estipula el principio de Ernst Heinrich Philip August Haeckel (1834 /1919) se pudo haber desarrollado bajo la estimulación provocada por la actividad experimental del cuerpo humano en funcion gnomónica, de manera tal que la experimentación que solo nuestra especie llevó a cabo merced ser dueña de una contextura corporal rectamente erguida y grácil, pudo inducir a la formación del precúneo y viceversa, el precúneo a su vez,en un ir y venir de retroalimentaciones mutuas pudo contribuír a la optimización de la posición erguida del nuestros ancestros. Más aún, si se observa la ubicación encéfalocraneal del precúneo, vemos que se encuentra  precisamente en la cúspide de nuestro cuerpo, en la parte mas alta de la cabeza.

 

“Queda por evaluar si tales variaciones morfológicas del precúneo pueden estar asociadas con variaciones en las capacidades cognitivas”, añade Emiliano Bruner.

Hace ya diez años que Emiliano Bruner, viene publicando en torno a estos temas, lo hizo en la Universidad La Sapienza de Roma, publicando los primeros análisis geométricos de la forma cerebral en el género Homo y evidenciando que la característica principal de nuestro cerebro no es el volumen en sí mismo sino la ampliación de las áreas parietales, que ocupan la región posterior y superior de la bóveda craneal y dentro de ello, el precúneo.

En los años siguientes se descubrió que esta geometría cerebral se alcanza en las primeras etapas de vida después del parto, en un estadio de desarrollo que está ausente tanto en chimpancés como en los Neandertales, por tal razón decimos que el precúneo es excluyentemente humano y que siendo la experimentación gnomónica con el propio cuerpo, una actividad no verificada en ninguna otra variante humana, ambos aspectos de la evolución, el desarrollo temprano del precúneo y la experimentación gnomónica con el propio cuerpo como instrumento productor de sombras, son exclusivamente de nuestra especie.
También se descubrió que estas áreas representan un nudo fundamental en la organización de las redes del cerebro, funcionando como si fuera un comando central y que tienen tipos de células diferentes a las de los otros primates, también cumplen un papel fundamental en los procesos asociados a la inteligencia, relacionadas con las capacidades de simulación y de imaginación.

Recordemos de paso que, reproducir y representar fuera de nosotros nuestro propio cuerpo comognomón productor de sombras, es de alguna manera simular.

En el área 7 o precúneo, se localizan también los primeros síntomas de la enfermedad de Alzheimer, lo cual hizo proponer a Emiliano Bruner y la neuropsicóloga Heidi Jacobs, del Instituto Alemán de Neurociencia y Medicina de Jülich, en un trabajo publicado en 2013, una hipótesis para interpretar la neurodegeneración asociada a esta patología en clave evolutiva. En este trabajo también han colaborado investigadores de la Universidad Autónoma de Madrid, de la Universidad Complutense de Madrid y de la Universidad de Maastricht.

Resumiendo entonces, podemos decir que precúneo, la experimentación gnomónica con el propio cuerpo como así también la representación y reproducción material del propio cuerpo por medios no biológicos para simular las sombras del cuerpo fuera de nosotros ( y poder verlas y evaluarlas) y laenfermedad de Alzheimer en tanto enfermedad del precúneo, se correlacionan en la evolución filogenética que llevó al antropos gnomón a convertirse en un sapiens gnomónico.

Referencia bibliográfica:

Emiliano Bruner, Gizéh Rangel de Lázaro, José Manuel de la Cuétara, Manuel Martín-Loeches, Roberto Colom, Heidi I. L.”Midsagittal brain variation and MRI shape analysis of the precuneus in adult individuals”. Jacobs. Journal of Anatomy DOI: 10.1111/joa.12155. 8 de enero de 2014.

 

Rubén CALVINO

http://www.agenciasinc.es/…/El-precuneo-clave-en-la-evoluci…

Anuncios

Un comentario en “EL PRECÚNEO, ÁREA CEREBRAL 7, LA EVOLUCIÓN HUMANA Y LA ENFERMEDAD DE ALZHEIMER FRENTE A LA MIRADA GNOMÓNICA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s